Sueño

Va repitiéndose. Nos levantamos, vamos a buscar a Ares a su habitación, la despertamos, sonríe al vernos, como cada mañana, y mirándonos a la cara dice: “No os preocupéis. Ya ha pasado todo.”

Siempre la misma escena, las mismas palabras, las mismas frases, la misma sonrisa. Siempre igual. Siempre un sueño. Imposible.

(A pesar del tono del post, estamos contentos. Ares va progresando. A su ritmo, pero avanza y eso es una buena noticia. Sin embargo, hubiésemos querido tener un final cutre como el de Los Serrano. Siempre soñamos con que sea mentira)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Sueño

  1. Daniela dijo:

    Las mías solían ser pesadillas. Tan espantosas que nunca he tenido el valor de contarlas a nadie. Pero menos aún he tenido nunca el valor de tener sueños con final feliz. Algunos de los que nisiquiera me he atrevido a soñar se han hecho realidad. El problema no desaparece, claro. Igual Ares no os dirá que ya ha pasado todo. Igual no por la mañana al despertarse. Pero un día os sorprenderá con algo igual de grande. No va a ser hoy? Mañana ya veremos….un abrazo muy fuerte!!

  2. María dijo:

    Yo también deseo que llegue un día en el que me digan que todo se ha solucionado. Cada vez pienso menos en ello porque a medida que pasan los meses tengo más claro que eso no va a suceder.
    Es un proceso: primero te lo dicen, luego tienes que asumirlo y finalmente lo vives día a día.
    Esto lo llevo siempre conmigo, pero también llevo la sonrisa de mi hija, y cuando me dice “mamá, cuanto que te quiero” pienso que soy muy egoísta, porque ella es feliz y soy yo la que llevo un montón de penas que no le ayudan.
    Por eso solo miro hacía delante y valoro 10 veces más de lo normal todos y cada uno de los progresos que hace. Mi meta no es convertirla en “alguien normal” ¿qué es eso? Mi meta es acercarle el mundo exterior y que ella sepa entender aunque sea a su manera lo que hay y lo utilice sin presiones, disfrutando de lo que hay como ella quiera.

  3. Daniela dijo:

    No serán como habíamos imaginado. No serán “normales”. Pero, tendrán una vida satisfactoria? Se sabrán desenvolver? Hay posibilidades de que SI. Tengo un alumno que he “diagnosticado” en los primeros dos días. Cuando hace preguntas te mira a la cara sin parpadear, de una forma algo innatural. Tiene un modo algo distinto de mover la cabeza, lo noté pirqué mi hijo lo hace de la misma manera. Se fija en detalles no muy revelantes (a primera vista). Tiene un interés exagerado para los coches y consigue meterlos en cada debate (ah…es el que más intervenciones hace). Cuando una compañera le interrumpió, se salió con un “haz el favor de respetar los turnos de conversación!! Te aseguro que no es tan dificil”. Quien habla de turnos de conversación, si no alguien que ha sido talatrado con juegos de turnos desde la primera infancia?? Es uno de los alumnos más brillantes, educados y trabajadores de mi curso. Interaccionas con sus compañeros y le he visto bromear. Y sí, es rarillo, un poco. Yo podría vivir con esto.

  4. Fe dijo:

    Pues a mi este post me ha dejado muy triste… YO también vivo esto como una pesadilla. Y sé que no te despirtas. Y yo sólo tengo a Henar. Ella es mi única experiencia como madre…

  5. Martina dijo:

    Pedazo de una conferencia de Jim Sinclair con diagnóstico de autismo:
    El autismo no es un apéndice
    El autismo no es algo que una persona tiene, o una “concha” en la cual se está preso. No hay ningún niño normal escondido detrás del autismo. El autismo es una forma de ser. Es invasivo y generalizado; colorea cualquier experiencia, cualquier sensación, percepción, pensamiento, emoción y encuentro, es decir todos los aspectos de la existencia. No es posible separar el autismo de la persona. Y si así fuese, la persona que encontrarías no sería la misma persona con la que empezaste.
    Esto es importante, por lo que les ruego que se tomen un rato para pensar sobre ello: el autismo es una forma de ser, no se puede separar a la persona de su autismo.
    Por consiguiente, cuando los padres dicen: “Me gustaría que mi hijo no tuviera autismo”, lo que realmente están diciendo es: “Me gustaría que mi hijo autista no existiese, y que yo tuviese un niño distinto (no autista) en su lugar”.
    Lean esto nuevamente. Esto es lo que oímos cuando ustedes se lamentan por nuestra existencia. Es lo que percibimos cuando ustedes rezan para que aparezca una cura. Es lo que interpretamos cuando ustedes nos hablan de sus más tiernas esperanzas y sueños para nosotros: que su mayor deseo es que, un día, nosotros dejemos de ser, para que surjan detrás de nuestras caras seres extraños a los que ustedes puedan amar.

  6. carmen dijo:

    Tu mismo lo dices Miguel Angel, es un sueño imposible q probablemente todos hemos tenido sobre todo al principio pq asumirlo es dificil. Pero tener sueños imposibles, no nos lleva a ningun lugar bueno para nosotros. Debemos vivir el dia a dia y ayudar a nuestros hijos a progresar si se puede claro. La vida a veces es como es y no como nosotros quisieramos q fuera. Ares es maravillosa y todos los niños c TGD son unicos y especiales. Animo familia, para adelante q vais muy bien!!. Un saludo Carmen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s