Diálogo entre el llanto y una caricia

Ares no quería irse a dormir anoche. Comenzó a protestar, mientras le ponía el pijama. La protesta acabó en llanto al meterla en la cama.

Como Ares no habla todavía, emplea la sonrisa y el llanto para decirnos lo que le gusta o le disgusta, lo que le apetece o no.

Me metí con ella en la cama (que me perdonen los puristas) y comencé a acariciarle el tobillo. Se estableció entonces un diálogo entre las lágrimas y las caricias, parecido al del niño que no quiere dormir y el padre/madre que trata de explicarle que ya es hora de descansar hasta que acaba convencido por las palabras y el cansancio.

El llanto fue de más a menos hasta desaparecer; y las caricias fueron ganando cada vez más espacio, invitando a Ares a soñar.

Un diálogo distinto. Un diálogo al fin y al cabo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Diálogo entre el llanto y una caricia

  1. Ángeles dijo:

    Un lenguaje de amor y paciencia. Un beso.

  2. Eloisa Román Jimenez dijo:

    Ella se lo merece y que no hace un padre por un hijo ?
    Besos para todos

  3. CARMEN PALOMINO MORA dijo:

    Asu manera ella también te dice q te quiere , un beso , paciencia y amor , besos para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s