Cambiar

Al nacer cambiamos a grandes zancadas. Ese bebé indefenso, que parece romperse con cada achuchón y que pesa más o menos tres kilos, sufre durante los primeros meses de vida una transformación física, cognitiva y social extraordinaria. Los niños con TEA también, aunque en un momento difícil de precisar se estacan y las zancadas grandes se convierten en pasos más o menos amplios en áreas como la comunicación o la relación.

La gente nos pregunta, con toda la buena intención, por algún avance importante de Ares. La respuesta es siempre la misma: “No. Ninguno”. Ares cambia y todos los cambios que hace son importantes, pero no son los cambios a los que estamos habituados. Son pequeños pasos que van sumando, pero no son zancadas.

Ares, por ejemplo, mira cada vez más a la cara cuando le hablan y presta más atención a su entorno. Esto que es tan natural en los niños sin TEA, que ni nos percatamos, para ella es fundamental, porque ¿cómo puedes aprender sin mirar lo que te rodea? ¿Cómo descubres tu entorno si miras sin mirar?

Ares se gira cada vez más cuando la llamas; nos pone el chupete para que nos callemos si, jugando, lloramos como un bebé: empieza a hacer bloques, una actividad que despreciaba siempre; abre el armario para coger galletas cuando le apetecen, sin utilizarnos a nosotros como instrumento para ello; imita aplausos o soplidos; le interesan y hace algunos puzzles de piezas que encajan, etc…

Parecen cambios ridículos a ojos de la normalidad. Sin embargo, todos esos pasos pequeños  son el preludio de nuevos cambios que vendrán y sirven para construir su camino hacia… ya veremos hacia dónde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Cambiar

  1. Ángeles dijo:

    “No por mucho cabalgar se llega más lejos” Feliz Navidad

  2. Isabel dijo:

    A mí me parecen avances maravillosos, de hacerlo a no hacerlo hay una diferencia muy importante. Seguro que sólo es el principio!!

  3. Juan Carlos dijo:

    …Parecen cambios ridículos a ojos de la normalidad. Sin embargo, todos esos pasos pequeños son el preludio de nuevos cambios que vendrán y sirven para construir su camino hacia… ya veremos hacia dónde…

    Hacia algo mejor, seguro. Siempre positivo… recuérdalo. Valorar esos pequeños pasos como saltos hacia algo mejor y seguir en esa línea.

  4. Fernando dijo:

    No son cambios pequeños, son grandes cambios, que nosotros tenemos la suerte de apreciar y alegrarnos por ellos. Cualquier cambio es una gran noticia no por el cambio en sí, sino porque se vislumbra un futuro que ni siquiera antes te imaginabas.
    Un abrazo. Fernando.

  5. Fe dijo:

    Yo me suelo cansar de esos pasitos, minúsculos a los ojos de la normalidad aunque grandes para los padres. Y digo que me canso porque siento que se me agota la paciencia y que yo también quiero y deseo Zancadas para mi hija.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s