Suelos

La semana pasada fuimos a un centro comercial. Nuestra hija mayor, Norah, quería ver “Zipi y Zape y el Club de la canica”. Quedamos con unos amigos para tomar algo, mientras ella, con los suyos, iba al cine.

Ares vino con nosotros. Nos acompaña a todos lados, a pesar de las dificultades que nos crea en espacios abiertos, porque creemos que saliendo y participando en las actividades cotidianas, se integrará mejor en la normalidad.

El centro comercial al que fuimos tiene el suelo brillante, como barnizado, y franjas de distintos colores. Ares tiene alguna dificultad de percepción que le impide, por ejemplo, abordar bien los escalones o interpretar relieves y cambios de textura del suelo. En ocasiones, un cambio de color en el firme, lo interpreta como un obstáculo, que supera a cuatro patas, aunque, en realidad, no exista el más mínimo cambio de altura.

Ares entró dormida al centro comercial. Al despertarse y ver aquel suelo de colores se asustó, comenzó a llorar y quiso marcharse. Cuando se asusta, te agarra con fuerza y la cara se reduce a dos ojos enormes abiertos de par en par. Sólo se tranquilizó cuando estuvo en la calle, lejos de aquel suelo liso de colores, que debió ser para ella un tobogán insalvable de subidas y bajadas con cada cambio de tonalidad.

A Norah le gustó “Zipi y Zape”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Suelos

  1. Ángeles dijo:

    Un suelo de colores y tan brillantes a veces hasta para los mayores nos hace sentir mal
    y los centros comerciales también. ¡¡¡¡Pobre Ares cómo se debió sentir!!!!

  2. Daniela dijo:

    Ay los centros comerciales..han sido nuestra pesadilla durante largos meses. Ahora va mucho mejor, a nosotros funciona muy bien lo de anticiparle que va a pasar. Seguramente lo de despertarse ahí ha sido un susto…a nostros pasó también, y se des

  3. Eloisa dijo:

    Pobre niña que mal lo debió pasar, pero claro poco a poco tendréis que introducirla en todo esto que forma parte de la sociedad en que vivimos. A mi me agobian un montón estos centros.
    Un beso a los cuatro.

  4. Angeles dijo:

    Quizás por no tener relación con ninguna personas con T.E.A.cuando leí y ahora que releí esta entrada sentí pena por Norah ¿Como hablar de Zipi y Zape después de un momento tan intenso? Compartí vuestra angustia estoy segura que si pudierais moldear el mudo para que Ares estuviese en el centro lo haríais y sentí sorpresa por Ares !se agarra a vosotros cuando se asusta¡ desde mi ignorancia me sorprendió creía que no buscaban el contacto.
    Muchas gracias por compartir vuestra experiencia. El día a día de las personas con T.E.A. hasta ahora no estaba escrito en ninguna parte

    • enelmargen dijo:

      Hola, Ángeles

      Hablamos de Zipi y Zape al final, porque hay otra niña que disfruta de otras cosas a pesar del problema de su hermana.
      Sí quieren contacto y comunicarse y sentir a las personas que les rodean, pero les cuesta expresarlo.

      Un saludo

      • Angeles dijo:

        Lo siento no pretendía insinuar que Norah no disfrute ni nada semejante. De hecho terminas diciendo que le gusto. No era esa mi intención espero que me disculpes
        Un saludo.

  5. carmen dijo:

    Q podria decirte Miguel Angel, los lloros y las perras son el pan nuestro de cada dia, el anticiparle lo q vas a hacer c pictogramas o signos a veces funciona y a veces no. Es dificil. Son niños muy cariñosos, a mi Marina me abraza muchisimo. Seguro q Carlos os esta ayudando un monton. A veces, se sienten mal y lloran y gritan para poder expresarse, algo q ellos consideran una injusticia: por ejemplo si su hermana le quita un juguete, cuando le dices q no puede saltar en la mesa…..pero al final acaban comprendiendo. Un abrazo muy fuerte para los cuatro Carmen

  6. Daniela dijo:

    No creo que las rabietas vayan a peor…es màs probable que al aumentar sus experiencias y su capacidad de preveer lo que va a pasar vayan disminuyendo. Nosotros estamos en la fase “rabietas de autoafirmación”…las de todos los niños de 2 años. Pero como nunca le hemos dicho que no para consolidar su capacidad de pedir, ahora està aprendiendo que no puede salirse siempr con la suya. Complicado de manejar, pero se agradece algo de normalidad en su desarrollo!

  7. Pingback: Un escalón imaginario | En el margen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s