El duelo

Todos hemos perdido a alguien. Nosotros, en parte, perdimos a Ares…

Aquella niña que imaginamos sana y fuerte; que debía seguir el curso habitual de los niños; que lloraría al comenzar la guardería, pero se adaptaría y comenzaría a hablar y a aprender algunas canciones, los colores y algunas letras del abecedario; que saltaría de curso en curso, aprendiendo a leer, a escribir primero su nombre y luego sus cosas; que empezaría a tener novios, de mentira al principio y de verdad más tarde; que intentaría comprender el mundo; que estudiaría una carrera o lo que le diera la gana o nada; que se casaría o se juntaría o se marcharía sola a vivir su vida…

Esa niña que imaginamos se esfumó tras un diagnóstico.

El duelo es velar a la niña que esperábamos y no será. Mientras asumimos la que es y nunca imaginamos que sería.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El duelo

  1. Tatiana dijo:

    A veces los dias van discurriendo con relativa normalidad, dentro de esta peculiar rutina, y parece que ya todo está asumido. Pero de repente, muchas veces sin saber porque, vuelve esa punzada de dolor, pensando en las cosas que nunca podrá hacer, disfrutar o compartir.

    Y la incertidumbre constante de qué será de ella cuando nosotros faltemos, si podrá ser relativamente autosuficiente, si estará bien atendida, querida y cuidada.

  2. Daniela dijo:

    Hay que luchar para que vuelva. Hay bastantes casos en los que se llega a retirar el diagnóstico. Y muchísimos otros en los que quedan dificultades que no impiden una vida “normal”. Hay que luchar luchar y luchar.

  3. carmen dijo:

    Asi es Miguel Angel, supongo q es mas dificil en aquellos casos como nosotros, donde todo iba fenomenal, un bebe sin ninguna complicacion, una niña de un año q decia mama y papa e incluso señalaba c el dedo y de pronto sin saber pq a los dos años y medio empieza a no responder a su nombre, escaparse de los parques sin mirar atras, no comer bien, dormir mal……, luego el diagnostico y con el tiempo aceptarla como es, luchar para ayudarla en todo lo q podamos, intentar q sea feliz dentro de su discapacidad o minusvalia, a Marina por ahora le han dado el 50%, quererla y quererla e intentar q sea lo mas autosuficiente posible. Un abrazo para los cuatro Carmen. Solo hay q cambiar los esquemas de nuestra mente, pq nuestros niños son seres maravillosos, unicos e irrepetibles y se puede disfrutar de ellos y ser feliz.

  4. Eloisa dijo:

    Tenéis que luchar mucho, querer mucho y sobre todo no tirar la toalla.
    Os quiero

  5. CARMEN PALOMINO MORA dijo:

    HOLA ,TE VEO DE BAJÓN ,,ESO ES NORMAL PUES ESOS DIAGNOSTICOS SÓN DIFICILES DE ASUMIR Y POR ESTADOS DE ANIMOS DE ESEESTILO PASAREIS MUCHAS VECES, PERO LA VIDA ES ESO UNAS VECES FACIL Y OTRAS MUY ,PERO Q MUY DIFICILES,BEREIS LAS ALEGRIAS Q POCO APOCO IREIS TENIENDO,,ANIMO Y MUCHOS BESOS PARA TODOS……………….

  6. Menchu dijo:

    Tu niña, vuestra niña, no se ha ido a ningún sitio, está junto a vosotros y os demostrará que los sueños que teníais no eran nada para los que cumplireis. Sabes?? tengo dos hijos, Álvaro el pequeño, tiene autismo y nadie me dice que quizá no sea su hermano el que rompa con esos sueños habituales que tenemos los padres cuando tenemos un hijo. Él quizá decida no casarse, no tener hijos, llevar una vida “diferente” a lo que se considera dentro de la normalidad y eso no significará que vaya a ser menos feliz, simplemente vivirá su vida, sus propios sueños, y eso mismo hará Álvaro, como lo hará tu hija, no pienses que es el autismo el que os ha robado vuestros sueños, simplemente pueden que sean los mismos o no, que tenga ella. Estais en una etapa dura, con mil dudas, posiblemente, con una sensación de que ante todo estará ese diagnóstico por delante, como una barrera, pero pronto comprobareis que no es ese diagnóstico quien, o lo que, pone las barreras, y os llenareis de fuerza para gritar al mundo que por delante siempre esta su precioso nombre ARES, sin más. Un abrazo y adelante siempre (como dice mi querida amiga Anabel Cornago)

    • Paula dijo:

      Cuanta verdad Menchu…cuanta… este fin de semana sin ir más lejos decidimos ir a una fiesta multitudinaria de esas con atracciones…. tengo 3 niños : Martín el mayor(casi 5 años), Héctor el del medio (3 recién cumplidos)y Lucas un bebé de 7 meses…Héctor tiene autismo y es un niño que se escapa constantemente… fuimos como una experiencia más y porque no debemos dejar de hacer cosas que sabemos que le pueden gustar, por miedo a…. y fué allí en la fiesta donde el que se perdió fué Martín, el que nos hizo conocer el significado de la palabra pánico (se escapó y se había montado sólo y sin decirnos nada en una atracción….) fué horrible, pero no fué Héctor, él permaneció a nuestro lado y no fué él quien nos dió el susto….por eso es muy acertado tu razonamiento.. es un camino lento y a veces uno pierde fuelle….pero lleno de momentos tannn intensos y maravillosos que hacen que se nos olviden muchas penas… Un super abrazo de esos que da Héctor y dejan sin respiración…

  7. Veo que has condensado en pocas palabras vuestros sentimientos. Hay una enorme lucidez que, sin duda, es positiva para vosotr@s y para Ares… y que también nos ayuda a l@s demàs. Gracias, primos.
    Besos

  8. PILI dijo:

    Sois una Piña, y asi debeis seguir… a su manera ireis descubriendo a esa pequeñina, que al
    parecer habeis perdido, se que encontrareis poco a poco, una estabilidad, que
    ahora parece estar un poco perdida verdad? Sois unos papis maravillosos, y vuestra ARES.
    lo sabe… Teneis un largo camino que recorrer, pero nadie tiene que decir que sea triste, sino
    todo lo contrario, ha de ser muy feliz….! OS LO MERECEIS ¡ Un abrazo muy fuerte.

  9. tataranietos dijo:

    Gracias por compartir esta profunda experiencia. Un abrazo.

  10. susana dijo:

    Ares se ha perdido en el misterio del autismo, como mi hijo, él estuvo perdido hasta los tres añitos, sin contacto visual, evitando el contacto físico, con rabietas, en su mundo, autolesionándose,… mucho sufrimiento en él y en nosotros que lo vivimos día a día. Hoy Mario es un niño excepcional que puede hablar, que canta, que comparte juegos con su hermana, achuchones, que aprende cada día más con su clase de P4 (con niños extraordinarios que le ayudan) pero el que más se esfuerza es él, se esfuerza el triple que los demás : con sus clases de terapia, con su alimentación restringida, con su suplementación diaria,… no te voy a decir que es facil, pero hemos recuperado su sonrisa y sus miradas, su voz suena a dibujo animado y es maravillosa; no podemos quedarnos quietos mientras él se esfuerza por salir del pozo, cada día está más cerca de aquí que de allá donde estaba… y hay que acompañarle en el camino hasta conseguir el máximo de recursos para su vida. Entiendo el pesimismo del momento, todos lo hemos pasado, pero encauza todas vuestras energias en tirar de la cuerda para que vuelva con vosotros…. Un abrazo y todo nuestro apoyo. Susana : lamochilademario.blogspot.com

  11. Pingback: ¿Quien es mi hijo? – camino de la frontera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s